Barra de navegación horizontal con listas y estilos CSS
Mostrando entradas con la etiqueta camping. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta camping. Mostrar todas las entradas

Vacaciones geniales en el Camping Río Purón (Llanes)

Tras mucho deliberar, este año nos pareció una idea genial que  nuestras peques conocieran la experiencia de ir de camping. Después de mirar varios destinos, nos decidimos por pasar una semana en julio en Asturias, concretamente en Llanes. Ya conocíamos la zona y pensamos que aunque el tiempo no nos acompañara demasiado, había un montón de posiblidades para disfrutar de esos días con las enanas. Aconsejados por varios conocidos, optamos por el Camping Río Purón (riopuron.com), que ha sido un muy grato descubrimiento.


En plena naturaleza rodeado de  grandes árboles y en un entorno muy tranquilo, el camping ofrece diferentes tipos de parcelas y bungalows. Nosotros elegimos  esta última opción y fue todo un acierto porque el alojamiento estaba fenomenal.


Disponía de una cocina totalmente equipada (vitroceramica táctil, microondas, nevera y menaje básico de cocina) unida a un comedor bastante majo con televisión. Un baño con ducha, una habitación con cama de 1,35 para nosotros y otra habitación con dos camitas para las txikis. Y lo que más nos gustó, sin duda, fue el porche con su mesa y sus sillas, donde comimos y cenamos divinamente los días que no lo hicimos fuera. Además, tuvimos la suerte de que nos tocó un bungalow con bastante terreno tanto por delante como por detrás, ideal para los juegos de las niñas.


De las instalaciones del camping destacaría, por supuesto, la piscina (fue uno de los motivos por el que lo elegimos). Tiene zona infantil y para adultos y está rodeada de hamacas donde tomar cómodamente el sol. Eso sí, el agua estaba bastante fría... pero a las peques parecía no importarle demasiado porque disfrutaron de lo lindo.


Un pequeño gimnasio, sauna y baño turco, barbacoas, parque infantil, una pequeña tienda y un bar-restaurante, son otros de los servicios que nos ofrecen. Todo está bastante bien ciudado y por destacar algo, comentaros que una noche cenamos  allí mismo y lo hicimos muy a gusto, la relación calidad-precio es aceptable.


El camping estaba genial como podéis ver en las fotos pero, obviamente, hicimos un montón de escapadas y actividades. En este punto sí tenemos que decir que este alojamiento se encuentra a unos cinco minutos de Llanes y que para moverte, tanto al  pueblo como a las playas es totalmente necesario un coche. A nosotros no nos importó en absoluto porque todo está bastante cerca. Bueno, como os hemos dicho antes, la zona da mucho juego y hay un montón de posibilidades. A nosotros nos acompañó el bueno tiempo y todos los días excepto uno fuimos a la playa. De hecho... ¡¡cada jornada conocíamos una o dos diferentes!! Poo de Llanes, Torimbia, La Franca, Andrín o la famosa Gulpiyuri (de tanto verla en Facebook, ya teníamos ganas de conocerla!!). Mirad que maravilla, si no hace falta irse al Caribe para encontrar lugares paradisíacos...


A última hora de la tarde, aprovechábamos para dar una vuelta por Llanes donde había mucha, mucha gente. A veces demasiada para nuestro gusto. Y el único día que llovió un poquitín, decidimos visitar el Zoo de Santillana del Mar y por la tarde nos acercamos a este precioso pueblo, aunque de esa salida os hablaremos más extensamente en otra entrada. La peques se lo pasaron tan, tan bien el el zoo que creemos que vale la pena dedicarle un nuevo post.

Y para ir acabando ya... ¡ay, ama! Si no os hemos contado nada acerca de la gastronomía!! Pues que sepáis que se come... ¡¡de lujo!! Desde aquí os vamos a recomendar un sitio del que nos hablaron unos vecinos del camping y que nos encantó. Se llama 'Casa Poli' y está en Puertas de Vidiago. La comida excepcional, y el trato y precio lo son  igualmente. Si vais por la zona debéis visitarles, pero apuntad: ¡¡no reservan y siempre está lleno!!


Más información:

CAMPING RÍO PURÓN: riopuron.com 985 41 71 99 - 630 27 33 06 | info@riopuron.com
CASA POLI: casapoli.es C/ Puertas, s/n, 33597 Puertas de Vidiago 985 41 12 17

De finde al solete en el camping de Mundaka

Llega el solete y… No hay tiempo que perder. Por si acaso dura poco, nos hemos emocionado y algunos de estos fines de semana pasados hemos aprovechado, además de para disfrutar de los txikiplanes que os vamos contando, a conocer algún camping. ¡Cómo cambia el cuento cuando tienes txikis, eh? A nuestros “taitantos”, hemos descubierto lo chulo que es ir de camping, y la verdad es que nos gusta tanto cómo se lo pasan los enanos, que estamos descubriendo sitios geniales. Eso sí… nuestras espaldas no están para tiendas de campaña, y viajamos con un bebote de 10 meses, así que solemos alojarnos en unos bungalows chulis, chulis!


En el post de hoy os contamos un plan cerquita. Igual os resulta tan cerquita que os entra la risa… Y es que, si sois de Urdaibai, os estamos hablando de vuestra casa! En concreto, nos hemos ido a Mundaka, un sitio cerquita con un trayecto corto en el que los txikis “sólo” pueden repetir 1.532 veces la mítica frase de… “¿Cuándo llegamos?????”


Como os decimos, en este camping (www.campingportuondo.com) nos hemos alojado en una mobil-home. Al principio pensamos que iba a ser demasiado pequeña, pero no había opción de cambiar por otra más grande porque estaba todo completo, y al final, no importó porque sólo lo usamos para dormir. ¡Había demasiadas cosas para ver y disfrutar fuera! Como veis, al lado de nuestra casita se aparca el coche, y además, en la misma parcela hay una barbacoa de uso individual.


La piscina estaba aún cerrada, pero tenía una pinta estupenda, y los columpios son lo más. Ya os hemos dicho en la entrada del post que el restaurante y la cervecera son de lo más kidfriendly, y es que, mientras desayunas, comes o simplemente tomas algo, los txikis se lo pasan genial y están a la vista en todo momento. ¡Por no hablar de las vistas… qué vistas! Pero qué bonito es Urdaibai, eh? Menudo privilegio de sitio!


Sin duda, como opción de camping, nos encantó, porque está súper cerquita y los txikis se lo pasan en grande fuera de la rutina. ¿Alguien de vosotros lo conoce? ¿Nos recomendáis algún otro? Por nuestra parte, ya os iremos contando nuevos descubrimientos, que tenemos alguno en la recámara del que aún no os hemos contado nada. ¡Nosotros volveremos! Además… nos hicimos amigos de un caracol, así que tenemos que ir a visitarle, a ver qué tal lleva el veranito… jajaj


Al margen de la escapada en sí, os podemos contar lo que hicimos el finde por Urdaibai, como que visitamos Bermeo y su Museo del Pescador. Lo recordábamos de la infancia y fuimos explicando al enano que íbamos a ver un esqueleto de ballena enorme… Pues no, no lo sabíamos, pero han renovado el museo y está muy chulo, pero sin ballena. La verdad es que para hacer una visita merece la pena, porque pueden ver barcos, un vídeo de la vida de los arrantzales o conocer aparejos de pesca… Os podéis imaginar que la visita fue un cúmulo de preguntas en torno al mar… ¡¡¡Qué ganas tienen de aprender!!!



Y no podía faltar una visita a San Juan de Gaztelugatxe. No lo teníamos previsto, así que no llevábamos mochila para el pequeñajo, pero finalmente decidimos subir como buenamente pudimos y llegamos hasta arriba! Además, las escaleras dan mucho juego para que los txikis vayan contando, y tened en cuenta que podéis llevarlos en silla hasta que empiezan las escaleras y allí dejarlas candadas.


Una vez arriba, tocamos la campana, hicimos hamaiketako y vuelta para abajo! Fue una excursión súper chula que seguro que repetiremos pronto, aunque mejor equipados!!


Y ahora, si tenéis recomendaciones para nuestra próxima escapada, ya sabéis! Proponednos #txikiplanes y luego os los contamos por aquí. A seguir descubriendo sitios nuevos!

Diversión familiar asegurada en el camping Itsasmendi

Esta es la experiencia de una amatxu de Basauri que se fue de escapada familiar a un camping de la zona de Landas y lo quiere compartir con todos nosotr@s. Esperemos que os guste y que ya de paso os animéis a escribirnos cositas tan chulas como esta, porque podemos aprender muchos los un@s de los otr@s... ¿de esto se trata, no?

¿Quién no tiene una amiga o un amigo que te aconseja y te lleva a sitios chulos? Pues yo soy muy muy afortunada y  por ello os lo quiero contar. Casi todos los años organizamos alguna escapada con mi cuadrilla a alguna casa rural para disfrutar de unos días de diversión con los amig@s de toda la vida y con todos nuestros peques.  Es una opción realmente fenomenal,  sin embargo, en esta ocasión nos apetecía cambiar a otro estilo de diversión y una de mis amigas nos habló de poder ir a la zona de Landas. Concretamente, se había informado acerca  del camping Itsasmendi (www.itsas-mendi.com) y así nos lo transmitió al grupo. 

A tod@s nos encantó la idea porque no nos pillaba demasiado lejos. Al ir con niños y niñas pequeñ@s el viaje no se les hace demasiado pesado (siempre a tener muy en cuenta) y también nos permitía tener más tiempo de ocio al no tener que invertir tanto rato en la carretera.  Y por supuesto, lo que más nos gustó es que hay  un montón de actividades para compartir con nuestros hij@s.

El camping se encuentra en el término municipal de Saint Juan de Luz, es muy familiar y lo regenta personal euskaldun. Como eramos cuatro familias, cogimos cuatro bungalows y nos arreglamos para poder comer y cenar juntos en las mesas que se encontraban  "frente a nuestras casitas", jijijiji (así decían nuestros txikitxus)


Los bungalows eran muy acogedores, amplios, bien equipados y con calefacción, algo muy importante porque por la noche hacía un poco de frío y se agradecía el poder templar las habitaciones. Nos gustaron mucho a tod@s, sobre todo a los peques, que en cuanto llegamos, no pudieron resistirse a la idea de poder fisgar dentro del bungalow y explorar por los alrededores para jugar juntos.

Una vez instalados, nos tentó la idea de bajar a la piscina descubierta ya que hacía un día muy soleado, con una temperatura buenísima de verano y eso que ya estábamos en otoño. Los crí@s se quedaron fascinados por los diferentes tamaños de toboganes, había algunos rectos y uno muy muy largo con muchas curvas... ¡¡era el más rápido!! Un hinchable ubicado cerca de la piscina agotaba las energías de estos incasables chiquitines. ¡Vamos! Un no parar para nuestros hij@s y cómo no, para el  nuestro propio, que se lo pasó en grande.


Ya por la tarde, como el sol nos abandonaba pronto y comenzaba a hacer fresco, teníamos la opción de ir a la piscina cubierta, otro gran momento de entretenimento ya que gracias al  agua calentita, la diversión se hacía más duradera. Y además descubrimos ¡una grata sorpresa! Había un estupendo jakuzzi que al ser una novedad para los enan@s, pues sencillamente les maravilló. Así que, pasando casi todo el día a remojo, ya me diréis, txikis y mayores terminamos agotados. Pero también de gustazo.. ¿eh?


Al día siguiente tuvimos la oportunidad de dar un paseo con nuestras bicis y llegar hasta la playa donde nuestros hijos pudieron jugar con la arena y ver el ajetreo de las olas del mar.


Y como broche final, dimos uso a una barbacoa nueva que había en la zona baja del camping. ¡¡Vaya jamada que preparamos!! No faltó de nada y no hubo nadie que no se pusiese  las botas.

¡¡En fin!! ¿Se nota que nos gustó mucho este sitio, verdad?  Una auténtica maravilla, para poder disfrutar en cuadrilla, en familia, porque ofrece una amplia diversión asegurada. Nosotros por supuesto que repetiremos.