Barra de navegación horizontal con listas y estilos CSS
Mostrando entradas con la etiqueta disfrutar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta disfrutar. Mostrar todas las entradas

Estrenamos nuestro nuevo txoko de lectura

Un mono, un cocodrilo, Caillou, una casa misteriosa, "Rayuela", un barco pirata... Cuál puede ser el denominador común de todo lo que acabamos de mencionar? Tic, tac, tic, tac... Estaba claro, lo habéis acertado! Una estantería, una biblioteca o lo que es lo mismo... Nuestro nuevo txoko de lectura!


Andamos de limpieza en casa para cambiar una habitación, dando vueltas a poner literas o no para que los dos enanos duerman en la misma habitación (pero esto aún hay que madurarlo y acabaremos pidiéndoos consejo... Jejej). Lo que decía...de esas limpiezas que una cosa te pide la otra, y la otra una tercera...y al final...la acabas liando!

Teníamos pendiente retirar una estantería de hace años de Ikea, pero se nos encendió la luz e, inspirados en algunas de las imágenes que os compartimos hace tiempo en Facebook (https://www.facebook.com/MamaNaturall/posts/993206207392365), la hemos convertido en la pieza principal de nuestro propio txoko de lectura.


Además, al poner la estantería tumbada, teníamos la opción de aprovechar y convertirlo en un banco o una especie de sofá. Para ello, solo nos hacía falta comprar la espuma de relleno (6euros), coger una tela de cortinas que nos había sobrado hace años y lo más importante: engañar a izeko para que nos lo cosiera. Y ella accedió encantada!


Solo quedaba acomodar al cocodrilo, el mono y el pajarillo (cojines de www.mrfox.es) que andaban revoloteando por casa... Y ahora están encantados con su nueva ubicación! Cómo no van a estarlo rodeados de tantas y tantas historias!!

En casa somos muy dados a la lectura (confieso que desde que soy bimadre solo leo prospectos e instrucciones de Lego...) y siempre hemos leído antes de acostarles. Ya sabéis, eso que parecen los bises de un concierto ("beste bat, aita!, beste bat, beste bat...") porque nunca les va a parecer suficiente, pero hasta ahora lo único que habíamos hecho es reservarles las baldas más bajas de las estanterías, para que tuviesen sus libros a mano.



Una vez que nos animamos, como veis, el rincón cuenta también con una alfombra y una hamaca, porque pretendemos que sea un txoko en el que leer todos juntos. Por eso, algunas secciones de libros son infantiles y otras de adultos. Ya sabéis, los txikis aprenden por imitación, y si nos ven leer, querrán hacer lo mismo!

Solo faltaba una orquidea en una de las esquinas y ahora ya sí que tenemos todo listo!! Nunca había sido tan fácil tener tantas y tantas historias juntas en un rinconcito de casa... Y es que, no hay aventura que no haya sido ya plasmada en papel!


Os animáis a enseñarnos vuestros rincones de lectura? Os ponemos este otro con el que otra family de Bilbao Txiki disfruta también de mágicas historias, pero no de tanto espacio... ¡¡cada uno se las apaña como puede!!


Ya tenemos todo preparado para dejar volar nuestra imaginación. Qué empiece un nuevo cuento: "Érase una vez...

Montefuerte, mucho más que un área recreativa

Parece mentira que estemos casi a mitad de noviembre y que disfrutemos de este estupendo tiempo... ¡si hace casi mejor que en agosto! Así que, aproyechando este regalazo en forma de rayos de sol, este domingo nos hemos colgado la mochila y hemos disfrutado de una jornada perfecta con aitas, amas y txikis en uno de nuestros rincones favoritos, el parque de Montefuerte. ¡Lo hemos pasado fenomenal!


Pero... ¿sabéis cuál es la razón de que nos guste tanto este lugar? Pues sobre todo porque los que somos de la zona de Basauri, Arrigorriaga, Bilbao... lo tenemos aquí al lado. Es un lujazo no tener que coger el coche para disfrutar del aire libre, del monte, los paseos, los juegos... y todo en plena naturaleza.


Situado en la ladera el monte Malmasín,  Montefuerte es un parque de grandes dimensiones y mucho más que un área recreativa. Tiene multitud de caminos señalizados por donde dimos unos paseítos con nuestros txikis, con muchos bancos donde poder descansar y contemplar las espectaculares vistas. Además, las mesas y barbacoas salpican todo el parque y nos dan la opción de preparar allí la comida y la merienda... Aunque nosotros esta vez no nos líamos demasiado y nos decantamos por unos bocatas. Pero... ¡qué ricos nos saben en el monte! ¿a qué sí?


Los peques no pararon de jugar y corretear por las amplias campas y por supuesto, no podían faltar los columpios, donde "echaron" otro rato estupendo.


Pero sin duda, la gran estrella de la jornada fue nuestra cometa. Corría vientecillo,o sea que fue el momento ideal para demostrar nuestras habilidades. A los aitas y amas que nos acompañaban les entusiasmó la actividad y, los niñ@s, como no, se quedaron ojipláticos al ver los colores surcando el cielo a toda velocidad. Fue la guinda a un planazo total, y como ya os hemos indicado, aquí mismo, no hace falta irse más lejos.


Entre Basquiat y superhéroes

"Basquiat siempre firmaba dibujando una corona y le gustaba pintar un sol y una luna en sus cuadros". No está mal esta pequeña lección de arte que nuestros txikis aprendieron el pasado sábado en el taller de superhéroes del Guggenheim.

Después de un pequeño recorrido por la galería, en el que Mertxe, la guía, nos explicó detalles de las obras de Basquiat, llegó el turno de dar rienda suelta a la imaginación de los enanos y enanas.

Enfundados en sus batas, para evitar daños colaterales de la creatividad infinita, probaron todo tipo de pinturas, ceras, stickers...y cada cual se autorretrató como quiso.




La actividad, como casi todas las que el museo organiza, les encantó, aunque en realidad el título de "Superhéroes" podría haber sido cualquier otro, porque no hay ninguna referencia expresa a ningún héroe en toda la actividad... Pero poco nos importó! Lo pasamos genial!



Después de terminar nuestras obras inspiradas en Basquiat, pudimos graffitear en la pared que el museo ha dispuesto para ello, algo que al artista estadounidense también le gustaba hacer.





Una manera muy chula de pasar dos horas, dando rienda suelta a la creatividad y quién sabe si explotando la capacidad creativa de futuros artistas.

Por cierto, en esta actividad los adultos acompanantes de menores de 4 años no deben abonar entrada y la de txikis cuesta 5 euros (2,5 para Amigos del Museo).

Y aquí, en las fotos, tenéis la muestra de nuestra experiencia, un Basquiat total!! Con su sol, su luna, su corona... Y nuestra imaginación!! Por cierto, tanto verde es porque al tratarse de superhéroes nos inspiramos en Hulk!