Barra de navegación horizontal con listas y estilos CSS
Mostrando entradas con la etiqueta planes en casa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta planes en casa. Mostrar todas las entradas

Tarde de lluvia... ¿por qué no ponemos el árbol de Navidad?

Amatxu estaba trabajando cuando una compañera de trabajo le comentó que parecía que tenía pinta de llover. "Vaya, vaya, pues habrá que montar algun #txikiplan casero para esta tarde porque lloviendo y con la chiquitina pachuchilla, creo que hoy tocará quedarse en casa". Y nada más pensarlo, se da cuenta que todavía no han puesto el árbol de Navidad. ¡Pues dicho y hecho! Llama a aita y le comenta que vaya a por él a la lonja... porque nuestro árbol, es mucho árbol. Cuando nació la peque mayor, ama se vino arriba y compró el árbol más grande que tenían en Bilbondo, muy muy adecuado para las dimensiones de nuestra salita (jajajajajaja). Eso sí, las niñas se lo han pasado absolutamente genial, bola va, bola viene...

Lo primero sacar "el arbolito" y desplegar sus innumerables ramas (atentos a su tamaño)


Nuestra chiquitina ha alucinado completamente con sus dimensiones y todas las bolitas y adornos que teníamos para poner: "Ama, una estrellita, olentzero (que confunde con Papa Noel... ¡qué lío!), y también hay muchos duendes"




Poco a poco, con un poco de paciencia y la ayuda de ama y aita, el árbol ha ido cogiendo forma a la vez que la emoción aumentaba en las txikis por lo bonito que les parecía que les estaba quedando.



Y el resultado final ha sido... ¡¡¡tachán!!! (se nota  la mano de ama, pero poner cinco bolas en una ramita... ¡jajajajajajaja!)


Y para rematar nuestro txikiplan  casero de una tarde de lluvia... pues ya hemos escrito la carta a Olentzero. ¿Qué le han pedido las peques? Eso os lo contaremos en otro blog, ¿os parece?

Flan de turrón con la mejor laguntzaile

Una tarde lluviosa y unas decimillas de fiebre han sido la excusa perfecta para preparar un delicioso flan de turrón con la mejor laguntzaile, nuestra txiki mayor, por supuesto. Ha sido la primera vez que lo preparábamos y... ¡madre mía! el resultado no ha podido ser mejor. De hecho, casi seguro que lo repetimos de cara a alguna celebración navideña porque...¡triunfamos seguro! Y que os vamos a contar de nuestra peque, requete feliz de lo bien y bonito que ha salido su postre. ¡Como que quería cenárselo!

 Así que si queréis pasar un buen ratillo en la cocina, pringando, manchando y sobre todo disfrutando de vuestros hijo@s, os explicamos cómo se hace esta receta. Es muy fácil, veréis:


Necesitaremos estos ingredientes:  medio litro de leche, seis huevos, cuatro cucharadas de azúcar, una tableta de turrón del blando y para el caramelo, tres cucharadas de azúcar y una de agua.

Ahora vamos pasito a pasito:

1. En un bol, ponemos la leche, el azúcar y el turrón.


2. Mezclamos  todo con la batidora ¡siempre con ayuda de aita o ama! hasta conseguir una especie de crema y la dejamos reposar.





 3. Ahora prepararemos el caramelo, esto casi mejor que se encarguen los mayores porque el azúcar al calentarse coge mucha temperatura y puede ser peligroso para los peques. Echamos en un molde (como veis, nosotros no teníamos y nos hemos apañado con una cacerola) el azúcar y la cucharada de agua y lo ponemos al fuego. Vemos que va adquiriendo un tono marroncito, pues cuando esté disuelto completamente, lo apartamos y lo repartimos por toda la base. Lo reservamos también.






4. Batimos los seis huevos y los mezclamos suavemente con la crema de leche y turrón que antes había dejado reposando.



5. Echamos toda la mezcla en el molde (en nuestro caso la cazuela) que tiene el caramelo y lo cocinamos al baño maría. Nosotros lo hemos hecho en el horno. Para ello, lo hemos precalentado a 175 grados y luego hemos metido el flan dentro de una fuente con agua y lo hemos dentro aproximadamente una hora.


6. Pasado ese tiempo, lo hemos sacado y cuando ha enfriado le hemos dado la vuelta y aquí tenéis nuestra golosa creación. Ñam, ñam, ñam... goxo, goxoa!!!!