Barra de navegación horizontal con listas y estilos CSS

Conocemos en familia la Senda Verde de Delika

Mañana de sábado, sin planes a la vista. Pero los primero rayos de sol empiezan a despuntar y nos alertan de que tenemos por delante un día que hay que aprovechar. Sin darle muchas vueltas, nos montamos un txikiplan que teníamos en mente desde hace tiempo. Vamos a enseñarle a nuestras chicas la Senda Verde de Delika, un planazo en familia que promete. 

El recorrido parte de Delika (Amurrio), donde dejamos aparcado el coche para iniciar el itinerario. Es un camino sencillo, en plena naturaleza y paralelo al río donde nos encontraremos paisajes espectaculares, grandes campas, saltos de agua , puentes y muchos animales. Precioso, y en otoño, todavía más. 

Nos topamos con un bonito mirador desde el que podemos contemplar las cascadas y también con zonas de descanso, ideales para sentarnos a hacer un buen hamaiketako. La ruta es circular y no demasiado larga, unos cinco kilómetros y sin pendientes demasiado empinadas. Es accesible para todos, así que podréis hacerla con vuestros txikis con tranquilidad y sin mucha dificultad. En algunos puntos y si no ha llovido, puede cruzarse el río saltando las piedras, lo que le da bastante emoción al asunto. 

Avanzamos en nuestro paseo, que está totalmente señalizado, por la parte inferior del Salto del Nervión hasta alcanzar el inicio del cañón de Delika. Llegados aquí, la cosa parece que se pone difícil y ya no es recomendable seguir, por los menos con los txikis. 

Emprendemos la vuelta sin dejar de disfrutar de los paisajes que brinda la montaña y continuamos por la pista a largo de prados y bosques de hayas y robles. Cuando llegamos al final, parada obligatoria en el restaurante 'El infierno' para reponer fuerzas. 

Tardamos en hacer la ruta apróximadamente unas dos horas, si el tiempo acompaña y os lo queréis plantear como un plan de todo el día, os podéis quedar a comer en las zonas de descanso de las que hemos hablado antes o elegir un restaurante como hicimos nosotros. Cuando vamos por esta zona, lo tenemos claro, nuestro sitio es el 'Dani Berria' en Saratxo, donde degustar los manjares de nuestra amiga Idoia y donde los txikis se sienten como si estuvieran en casa. 

En resumen, es otra de las rutas que nos brinda Araba, aquí al lado y de la que disfrutaréis a tope con vuestros enanos.


‼️ A tener en cuenta: 

⏱️ Duración: unas dos horas con txikis (más lo que tardéis cruzando el río, mirar los paisajes, ver los animales) 

✅ Alrededor de 5 kilómetros en total 

⛰️ Hay un desnivel de unos 115 metros 

💦 Hay que llevar agua porque no hay fuentes 

👶🏻 Recorrido a lo largo de pista forestal, no apto para sillitas de bebé 



Infinitas rutas y excursiones en el valle de Soba

El valle de Soba (Cantabria) ofrece infinitas rutas y excursiones, mucho más allá de la del nacedero del río Asón que os contamos el otro día. Y es que, ya sabéis... Cantabria es infinita 😆

Aquí os dejamos otra opción de excursión que, aunque nosotros no hicimos como ruta, nos da la opción de pasar unas horas o incluso el día entero si decidís quedaros a comer y aprovechar el día.

Hablamos del mirador del río Gándara, no apto para quienes tengáis vértigo, como veis en el vídeo que os hemos dejado.

Es una plataforma metálica que sobrevuela sobre una altura de 300 metros. El suelo es de rejilla, por lo que os permite ver la zona. Si tenéis miedo a las alturas, no es vuestro sitio. Las vistas son también espectaculares sin asomarse, así que todos contentos 😊


Para txikis no tiene ningún peligro, aunque un ojo siempre hay que echarles, y es totalmente accesible para coches y sillas.

Llegar hasta el mirador no tiene misterio. Podéis aparcar en La Gándara, y andar unos 400 metros hasta la plataforma, o incluso aparcar a escasos 100 metros de la misma, en el aparcamiento.

La zona no solo nos deja disfrutar del entorno desde la plataforma, sino que nos permite pasar el día en las campas que hay con mesas, fuentes, parrillas... es un entorno preciosísimo que te carga de tranquilidad.

Veréis que ahora mismo no lleva casi agua, apenas alguna mini cascada, pero cuando tiene caudal es una cascada continua y mucho más bonita.

Por toda la zona veréis vacas, caballos, potros, ovejas... la delicia de txikis!!

Desde la carretera de Gándara a Asón podréis hacer paradas en las zonas habilitadas para ver también nacimiento del río Asón. Un 2x1 en ríos 🤣

También podéis completar esta excursión con una visita al Centro de Interpretación Collados de Asón, que es gratuito.

Y esta, amiguis, es otra de las excursiones de las muchas que podéis hacer en la zona del Alto Asón, una comarca espectacular, llena de colores verdes y en las que recargaréis pilas a tope.





Nacimiento del río Asón, txikiplan con final sorpresa

 🐟🐟 Nacimiento del río Asón (Cantabria). Ese ha sido el plan de hoy, una ruta de unos 7 kilómetros, sin dificultad, ideal para hacer con txikis y con un final 🥰

Aunque es una ruta sencilla, hay que tener en cuenta que hay tramos pedregosos y que, en ocasiones, se cruza el río -sobre piedras-. Es sencillo, pero debemos tener cuidado, sobre todo en el último tramo final, de unos 300 metros todo con rocas.


La ruta comienza al final del pueblo Asón, donde se puede aparcar y continuar siguiendo la PR-S 14, muy bien indicada 🟡⚪ y que comienza atravesando el río por un puente. Está muy bien indicado en cuanto aparcas.

Iremos pasando por prados, viendo bordas y animales y hasta recogiendo hongos... nuestra primera recolecta del otoño!!!

Además de con hongos, nos hemos venido con moras, avellanas y castañas... casi nada!

Al final del trayecto de ida veréis una preciosa cascada. En primavera está mucho más espectacular, por el deshielo, pero ahora está muy chula también. Tiene 70 metros de altura y además se la conoce como Caliagua.

 

Algunos detalles más:

⌚Duración: entre 2 y 3 horas con txikis (más lo que os entretengáis buscando setas, palos, piedras... ya sabéis)

✅ alrededor de 7 kilómetros en total

🚶‍♀️ hay un desnivel de unos 200 metros

💧llevad agua porque no hay fuentes

🌿 es un recorrido sombrío, atravesando hayas y con muchos helechos