Barra de navegación horizontal con listas y estilos CSS

Planificando el menú de la semana

Hola a tod@s!

¿Ya habeis vuelto a la rutina? ¿Lo teneis todo organizado? Vaya mes de compras, de pensar en las extraescolares y en la vuelta al día a día después de las vacaciones. Pero bueno, ya está... ¡prueba superada! Los txikis en el cole y nosotr@s poco a poco  de vuelta a la normalidad.

Hoy os vengo a hablar de la importancia de la planificación de la alimentación familiar. Muchas veces vamos a cien por hora y no nos da tiempo a pensar qué hacer para comer (si comen en casa) o para cenar. Así que a veces tiramos de lo primero que pillamos. Tenéis que recordar que aunque coman en el jantoki del cole, son nada más y nada menos que 175 comidas, 365 desayunos, meriendas y cenas las harán con nosotr@s en casa. Así que los principales responsables de la educación alimentaria de nuestros txikis somos nosotr@s.

CONSEJOS
      1. Busca un día, una hora y resérvala. Apuntálo en la agenda, en la nevera, en el móvil y ése va a ser el momento de planificar el menú semanal. Yo, por ejemplo, lo hago los domingos después de la siesta. Elige el que mejor te venga a ti.
              2. ¿Os acordáis el post que hice sobre cenas saludables? Os lo rescato aquí. Utilizad el PLATO SALUDABLE y con él es súper fácil preparar un menú sano.
                  3. Descargaros este imprimible, parece una bobada pero hacer las cosas bonitas, anima a realizarlas y a disfrutarlas. Lo rellenáis con vuestro menú saludable y lo colgáis en la nevera
                    https://drive.google.com/file/d/0B0CfaPiSt2fSYmlBVlcwM1FaUWM/view?usp=sharing


                    https://drive.google.com/file/d/0B0CfaPiSt2fScW41QUpuWnJWMEk/view?usp=sharing


                        4. Una vez tenemos nuestro menú, del mismo sacamos nuestra lista de la compra, apuntamos y ya sabemos qué alimentos necesitamos para la semana.

                        https://drive.google.com/file/d/0B0CfaPiSt2fSQnhxUnlwODdHeDQ/view?usp=sharing

                        5.
                        ¡Recordad! La base de nuestra/su alimentación debe ser verduras y frutas, seamos su ejemplo, lo primero que nos vean.

                        6. Intentad, comer en familia, sin móviles, ni teles, dedicad ese momento del día para hablar, contar cómo os ha ido el día, aunque sean txikis, si se coge como hábito, será vuestro momento, sin interrupciones. Aunque a veces se caiga un vaso, no coman, se manchen hasta el pelo... ¡disfrutad! El tiempo pasa volando y esos momentos con ell@s son de los más especialesa.

                        Para que tengáis un ejemplo os enseño un menú para que os hagáis una idea


                        En este menú he repetido las lentejas para no tener que cocinar todos los días y lo mismo he hecho con la quinoa, cocinamos más y la aprovechamos al día siguiente. Yo he utilizado verduras que nos gustan en casa, vosotr@s utilizad las que más os llamen y si queréis innovad. De postre, siempre FRUTA y en alguna comida ó cena comemos YOGUR NATURAL ó le echamos cachitos de plátano, de melocotón...

                        Espero que os haya gustado!!Ánimo con la vuelta!

                        https://www.facebook.com/josunecirizaorientacionnutricional/


                        Ciudad de las Artes y las Ciencias, un paraíso bajo el mar, por el espacio, el Pleistoceno… y más allá!!

                        Porque no solo de ruraleo vivimos en Bilbao Txiki, hoy nos lanzamos a escribiros sobre la excursión que, aprovechando uno de nuestros destinos estivales, hicimos  la semana pasada. Nos fuimos hasta la Ciudad de las Artes y las Ciencias, en Valencia, y la excursión no pudo gustarnos más.


                        Habíamos ido hace unos años, sin txikis, y lo disfrutamos sobremanera, pero esta vez ha sido mucho mejor si cabe. Ya sabéis que yendo con niños, nos invitan a ver las cosas con otra mirada, la que tienen esos que miden poco más de un metro y que desprenden inocencia y emoción cada vez que ven algo diferente. Y para cosas diferentes, las que vieron en esta excursión!


                        Hicimos excursión de un día, así que no podíamos ver todos los pabellones, por lo que nos decantamos por ver el Oceanogràfic y el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe. Si una cosa nos encantó, la otra más… cada una con sus atractivos, la verdad es que aprovechamos a tope lo que cada pabellón nos ofrecía.


                        Abren a las 10.00, así que ahí estábamos, sin colas para entrar (compramos las entradas conjuntas para los dos pabellones on line, a 30,80 euros los adultos y 23,30 para los txikis) y antes de comer visitamos el Oceanográfico, con exhibición de delfines –mucho más didáctica que las que hemos visto en otros parques, lo cual nos gustó mucho- y visita guiada a ver las mariposas y otra para ver las aves. Sin parar y bebiendo mucho agua, nos recorrimos prácticamente todo el circuito, aunque dejamos para el final de la tarde, antes de volver a coger el coche del parking, algunas cosillas como los humedales y los cocodrilos.



                        En Valencia está el acuario oceanográfico más grande de Europa con 110.000 metros cuadrados y 42 millones de litros de agua y en él se escenifican ambientes acuáticos como el Mediterráneo, humedales, mares templados y tropicales, océanos, Antártico, Ártico, Islas y Mar Rojo…Hasta un espacio dedicado a las medusas, que te dejan hipnotizado con su movimiento… si no fueran porque cuando pican son odiosas, la verdad es que son preciosas!


                        Una vez hecha la mañana, y ya fuera del recinto, comimos unos bocatas y pasta que habíamos llevado para toda la tropa (dentro hay un montón de restaurantes; a modo de ejemplo: paella, refresco y postre, 16,95 euros), así que mientras comíamos, un pequeño descanso y volvimos a la carga! Nos fuimos al museo.


                        El Museo tiene forma de esqueleto de dinosaurio y dentro (tiene 40.000 metros cuadrados, en tres plantas) hay un montón de juegos interactivos con los que los y las txikis se lo gozarán… y los mayores! Prohibido no tocar, aquí se puede y se debe tocar todo.

                        Pudimos vernos distorsionados en espejos, comprobar la fuerza que tenemos, ver cuánto somos capaces de saltar, aprender un montón sobre planetas, dinosaurios, física… de todo lo que os podáis imaginar!! Estuvo genial y pudimos aprovechar a explicarles alguna cosilla que, explicada con los ejemplos interactivos que había, siempre pueden aprender un poquito más fácil. Al final de la visita, y después de dibujar dinosaurios (también hay un arenero para descubrir los huesos que están enterrados), nos fuimos a una zona cerrada de juegos en la que pueden estar media hora viendo pequeños animales como conejos, un lagarto o loros, construir con ladrillos que llevan en carretillas y suben con poleas, o ver un vídeo sobre diferentes temáticas relacionadas con la naturaleza o el espacio.


                        Y a grandes rasgos, así fue nuestra aventura de día en la Ciudad de las Artes y las Ciencias (www.cac.es), la cual nos encantó a txikis y mayores y nos ha dado pie a volver para ir a ver los pabellones que no nos dio tiempo a visitar… el año que viene volveremos a la carga.

                        Y para finalizar, aquí os dejamos algunos consejos que seguro que os vienen bien si tenéis pensado ir:
                        • Mejor llevar visera para los txikis porque cuando el sol pega en Valencia… ya sabéis, la caloret!
                        • Dentro las bebidas cuestan entre 1,5 euros el botellín de agua y 5,90 la caña grande de cerveza (2,90 los refrescos, 1,50 o 2 euros el café, dependiendo del bar/chiringuito…)
                        • Se supone que no se puede llevar comida, pero no nos registraron nada, así que desconocemos si se puede o no se puede… nosotros solo metimos agua y unas galletas de tentempié para los enanos, además del termo con el puré para la bebé del grupo, que eso sí se puede.
                        • Aparcar en el parking del recinto cuesta 6 euros el día siempre y cuando selles el ticket del parking en cualquier tienda de dentro (no hace falta comprar nada).
                        • Comprando las entradas directamente en la web de la Ciudad de las Artes y Las Ciencias, con el cógido QR o de barras, con el móvil ya se puede entrar. Atención!!! Luego nos hemos enterado que con las galletas Oceanix, la entrada de niño sale gratis comprando dos de adultos. Echad una ojeada también en la web de TravelClub, que canjeando puntos, las entradas os pueden salir gratis.

                        Wabi-sabi, o el arte de encontrar cosas bonitas en cualquier rincón

                        ¿Qué puede ser Wabi-sabi? Aunque a priori nos pueda sonar a comida japonesa, el concepto va mucho más allá de lo gastronómico y hace referencia a la belleza de la imperfección. Pero lejos de términos que nos puedan sonar un poco abstractos, vamos a ir a lo sencillo, a lo que podemos tocar, sentir y, sobre todo, disfrutar. Y como no podía ser de otra manera… disfrutarlo con nuestros y nuestras txikis, en familia, como a nosotras nos gusta!


                        La Asociación para la Crianza Respetuosa y Juego Libre ‘Wabi-Sabi’ está creada por amas y aitas de Uribarri quecomparten las mismas inquietudes a la hora de criar a sus txikis, “respetando sus ritmos naturales y permitiendo el desarrollo de su autonomía”, como ellos mismos nos comentan. Situado en el número 10 de la calle Tomás Zubiria Ibarra del bilbaíno barrio de Uribarri, han creado este singular espacio en el que las niñas y niños puedan expresarse libremente a través del juego no dirigido ni impuesto, respetando en todo momento las reglas de seguridad y a los demás, pero con la mínima intervención de las personas adultas. Así es como definen este proyecto en el que han puesto tantísima ilusión y ganas.


                        Sus txikis rondan los dos añitos, así que, motivados por poner en marcha un proyecto en el que primen los métodos pedagógicos alternativos, algo en lo que todos ellos han ido adquiriendo conocimiento, surgió la idea ante la falta de un lugar como este. “Echábamos en falta un sitio respetuoso donde nuestra/os hija/os pudieran desarrollar a su ritmo disfrutando de libertad de movimiento y expresión”, añaden, así que tras crear la asociación, buscaron y rebuscaron un local y finalmente, encontraron el espacio ideal, que después de una bonita reforma, ha sido recientemente inaugurado.


                        Han comenzado su viaje con colonias de mañanas durante los meses de julio, agosto y septiembre, así que si necesitáis un lugar para poder conciliar, esto puede ser lo que buscáis! Además de las colonias, durante julio y agosto permiten estancias para el juego libre en familia, tanto entre semana como en fines de semana (contactad con ellos para ver horarios).
                         La idea del juego libre en familia es muy sencilla: reunir a un grupo de niñas y niños para que jueguen libremente sin nada impuesto en un espacio adaptado con materiales Montessori, Waldorf… respetando las reglas de seguridad y respetando a los demás, intentando que las personas adultas intervengamos lo menos posible.“Mientras tanto los acompañantes adultos podrán charlar compartiendo dudas y observaciones sobre la crianza”, nos dicen.


                        El local, con capacidad para 20 personas y destinado a txikis de 18 meses a 6 años, está adaptado a sus necesidades, con zona de recibidor con casilleros, un arenero, un pequeño huerto urbano, zona de lectura, de juego con diferentes materiales, zona blanda para desarrollar la psicomotricidad… Como veis, tienen de todo. Además, están asociados con la red HaziHazi y con profesionales que tanto nos suenan como Sorgina Txirulina,ArgazkiTam, Trukeme o Aldatuz.


                        ¿Todavía no os ha entrado el gusanillo de conocerlo in situ? Seguro que sí, así que echad una ojeada a su Facebook para saber mucho más 😀😀😀