Barra de navegación horizontal con listas y estilos CSS

De Zalla a Balmaseda, por el antiguo trazado del ferrocarril de la Robla

¿Os venís a Enkarterri? Estos días de vacaciones hemos aprovechado todo lo que hemos podido, y otra de las rutas que hemos hecho ha sido un recorrido rodeado de montañas y a contracorriente del Kadagua desde el bonito pueblo de Zalla hasta la que fuera la primera villa de Bizkaia, Balmaseda. Por un momento nos hemos llegado a sentir peregrinos, siguiendo la flecha amarilla durante todo el trayecto.

La ruta es sencilla (casi 8 kilómetros, llanos, y 2 horas parándonos a ver animales, coger piedras, jugar al pilla-pilla…) y se podría hacer con sillas o carritos de txikis, pero mucho cuidado!!!.. tened en cuenta que hay un trayecto como de 500 metros en los que vas por carretera, y toda precaución es poca, tanto con sillas como sin ellas. A la salida de Zalla, y poco después de dejar el colegio Maristas a la derecha, tenéis que cruzar el paso a nivel para continuar en paralelo al río (el que aparece en la foto), donde podréis hacer fotos muy chulas.

A lo largo del camino veréis todo tipo de animales, hasta llegar a la zona de esparcimiento de Bolunburu, un sitio en el que dan ganas de quedarse. Parrillas, mesas, campa, fuente, juegos infantiles… 

Nuestros txikis solo tenían en mente la tirolina de Balmaseda, así que eso les dio fuerzas para abandonar la idea de quedarse y continuar por la pista, un bidegorri que sigue el paso del antiguo trazado del ferrocarril de la Robla. El tren estará muy presente en esta ruta y lo lo veréis pasar en varias ocasiones.

Pasaremos también por el poblado fortificado del Cerco de Bolunburu, aún en Zalla, que el pasado año fue declarado por el Gobierno vasco como Bien Cultural de Protección Especial.


En él podréis hacer que los txikis den rienda suelta a su imaginación, inventando mil historias sobre este poblado fortificado de la II Edad del Hierro, con una extensión de más de 4.000 metros cuadrados.

Si no habéis comido antes de llegar a Balmaseda (por el camino tenéis campas para elegir), ya en Balmaseda tenéis un montón de opciones para comer o tomar algo y pasear por sus calles, atravesando las mismas desde la iglesia de San Severino hasta el convento San Roke donde… sí, ya sabéis… enfrente, están los mejores columpios del mundo mundial, los de Santa Clara. Una tirolina, toboganes, columpios adaptados y mil elementos más bien han hecho que este conjunto merezca diversos premios. Os hablamos de estos columpios cuando hicimos excursión al Museo de la Boina y Pozalagua. Podéis leerlo aquí


Hasta aquí, todo el camino lo hicimos solos, pero era un día laborable y quizás los fines de semana se llene de gente. Desde luego, Bolunburu sí se llena (leed el aviso del final del todo).

Después de una hora de columpios, había que volver a Zalla, donde habíamos dejado el coche. ¿Otros 8 kilómetros de vuelta o viaje en tren? Sin duda, en nuestro plan con txikis estaba volver en tren (2,30 euros billete ocasional; 1,06 euros con Barik, procurad llevarla recargada), así que calculamos las horas -es mejor que miréis antes los horarios en renfe.es para controlar las frecuencias- y cogimos en la estación de Balmaseda el tren de vuelta. Son solo tres paradas y casi no hay gente, pero el tren es siempre un planazo para las y los pequeños de la casa e ir desandando el camino hecho horas antes, pero con menos esfuerzo, viéndolo desde la ventana.

De camino a la estación desde los columpios, podéis pasar por el puente viejo, tan característico como precioso. Una vez que lo hayáis pasado, desde la orilla podréis haceros una foto muy bonita.

Como os hemos dicho, el recorrido es de algo menos de 8 kilómetros, y  si queréis quitaros un tramo como de dos kilómetros, podéis aparcar en la zona de esparcimiento de Bolunburu, pero… ¡¡¡A tener MUY en cuenta!!!! Desde hace unos años, el Ayuntamiento regula en verano el paso y aparcamiento en esta zona, con el fin de preservar el medio ambiente y evitar taponamientos, ya que el camino es estrecho. Además, ayuntamiento y Diputación han llegado a un acuerdo para reorganizar todo el entorno y potenciar la llegada a pie o bicicletas, y retirarán las barbacoas. Podéis leerlo aquí. Así que si conocíais la zona y tenéis previsto ir, tened en cuenta que puede que para este verano la cosa ya cambie.

👇 EN RESUMEN:

✅Casi 8 kilómetros, dos horas de recorrido con paradas varias.
✅Barik recargada desde casa para el tren de vuelta (comprobad horarios antes para evitar sustos).
✅500 metros del trayecto con mucho cuidadín, que es por carretera.
✅ Si tenéis previsto pasar el día en Bolunburu o aparcar en ese aparcamiento, echad ojeada a la web de Zalla para ver las restricciones que ya vienen poniendo cada verano y que a partir de ahora serán mayores.

"Un libro sorpresa al mes”, la forma de estimular la lectura y el juego

La pandemia ha hecho que nos reinventemos en todos los sentidos, y las chicas de Koloreak Juguetes saben que toda la ilusión con la que preparaban sus cuentacuentos y talleres en la tienda no podía quedarse en barbecho, sin llegar a los y las txikis. Así que han dado una vuelta a esta actividad y desde el pasado mes de marzo han comenzado con “Un libro sorpresa al mes”, una iniciativa que han puesto en marcha para acercar y fomentar la lectura en los más pequeños de una manera lúdica y divertida.

La idea consiste en preparar todos los meses una bolsa sorpresa, personalizada para cada txiki, acorde a su edad y el idioma que elija, en la que podrá encontrar una lectura, una actividad relacionada con dicho libro y un regalito.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, el pasado mes de marzo el proyecto ha arrancado con lecturas relacionadas con la mujer, como por ejemplo, una bonita biografía de Frida Khalo, con unas preciosas ilustraciones o "Zorioneko hondamendia", un libro en el que se trabaja la igualdad, el cambio de roles en la familia... Estos son los libros que hemos trabajado para nuestros txikis de 9 y 5 años respectivamente, y la verdad es que han triunfado. Y mucho. 

Podéis leer la reseña de Frida Khalo en este link, y la de "Zorioneko hondamendia", pinchando aquí.

Además de los libros, el kit viene acompañado de una actividad y un juego. Por ejemplo, en el caso del pack para el txiki de 5 años venía un juego para hacer con poliespán y témperas un OVNI, y unas nueces y goma eva para hacer unos ratoncillos como los protagonistas del libro.


En el caso del pack del mayor, junto a la biografía de Frida se incluye un rotulador y una mini-plantilla para hacer tatuajes y un juego para dibujar retratos, al más estilo Khalo.

Hay diferentes bolsas todos los meses según las edades, ya que la lectura va adecuada a la edad de cada niño o niña, y por eso es importante apuntarse previamente para confeccionar cada bolsa.

¿Cómo podéis apuntaros y qué precio tiene?

Muy fácil. Podéis apuntaros a estas txikilecturas mensuales en las diferentes redes sociales de Koloreak Juguetes (Facebook, Pinterest o Instagram, en todas como @koloreakjuguetes) o en el correo electrónico info@koloreak.es.

Además, si no podéis acercaros a la tienda física (calle Uribarri, 8- Bilbao), -aunque os lo recomendamos porque es una tienda de esas en las que todo te gusta, os lo pueden enviar a domicilio.


Tened en cuenta que si os inscribís por correo electrónico y les facilitáis los datos del niño o de la niña, recibiréis información mes a mes de este y otros proyectos que puedan surgir más adelante y así no os perderéis ninguna novedad.

La idea es ir combinando las lecturas en diferentes idiomas, tanto en euskera como en castellano, pero también dan la opción a aitas y amas a elegir el idioma que prefieran, para que cada familia lo trabaje en el que más cómodo se sienta.

Cada bolsa sorpresa, con el libro, la actividad y el regalo, tiene un precio de 19,90 euros.
A nosotras nos ha encantado la idea y nos sumamos a disfrutar de una lectura nueva este mes de abril. ¿Leéis con nosotras? Los packs de abril ya están en marcha!!!

"Frida", la biografía de Khalo más tiernamente contada

Este libro es una maravilla. Pertenece a la colección Miranda (Edelvives) -con ilustraciones que son espectaculares, de Thilopía- compuesta por once libros dedicados a diferentes mujeres que han hecho historia y han dejado huella generación tras generación.

El libro nos habla de Frida Khalo, una niña con una ceja muy muy larga en forma de golondrina, aquejada de poliomelitis, enfermedad que sobrellevaba gracias a su amiga invisible.


Por desgracia, eso no iba a ser lo peor que podía pasarle, ya que un accidente de autobús la dejó postrada en una cama durante largos meses, los cuales, y gracias a la complicidad de su padre, aprovechó para pintar y para pensar y pensar sobre el pintor que un día vio en el patio de su escuela y tanto le atrajo, a pesar de que su aspecto físico no era precisamente atractivo: Diego Rivera.

Poco spoiler podemos hacer con este libro, ya que a poco que conozcamos de la biografía de Frida, su historia nos es conocida, pero la narración como si fuera contada con palabras de una niña de ocho años hace que el libro sea super tierno y que se lea en un periquete por parte de nuestros pequeños lectores y lectoras.


Después de la boda entre "un elefante y una palabra", en palabras de la pequeña narradora del libro, haciendo referencia a Diego y Frida, llega la relación con Picasso, sus viajes a Estados Unidos con desamores incluidos que le lleva a su fracaso sentimental, el lastre de su enfermedad y su exposición en solitario en Ciudad de Mexico.

El desparpajo y la fuerte personalidad de Khalo quedan reflejadas a lo largo de los ocho capítulos que componen el libro, en el que se incluye una pequeña referencia a recetas mexicanas y a las personalidades que más influyeron en su vida.

Sin duda, una bonita biografía de esta fascinante pintora mexicana que no dejaba indiferente a nadie y que tanto colorido puso a la vida.